LO QUE MI OBEDIENCIA A DIOS CUESTA A LOS DEMÁS

admin February 7, 2012 1
LO QUE MI OBEDIENCIA A DIOS CUESTA A LOS DEMÁS

LO QUE MI OBEDIENCIA A DIOS CUESTA A LOS DEMÁS

“Y cuando lo llevaban, tomaron a cierto Simón de Cirene,… y le pusieron encima la cruz para que la llevase tras Jesús”. Lucas 23:26

Si obedecemos a Dios, les costará a otras personas más que lo que nos cuesta a nosotros, y ahí es donde comienza el dolor.

Si estamos enamorados del Señor, la obediencia a nosotros no nos costará nada – es una delicia. Pero para los que no le aman, nuestra obediencia les cuesta mucho. Si obedecemos a Dios los planes de otras personas quedarán maltrechos. Y nos ridiculizarán como diciendo: “¿Y a eso le llamas cristianismo?” Podríamos evitar el sufrimiento, pero no si somos obedientes a Dios. Debemos pagar el precio.

Cuando nuestra obediencia comienza a costar algo a otros, nuestro orgullo humano se atrinchera y dice: “Nunca aceptaré nada de parte de nadie”. Pero debemos, o desobedeceremos a Dios. No tenemos derecho a pensar que nuestras relaciones con los demás deban ser en absoluto diferentes de las que nuestro Señor mismo tenía (Lucas 8:1-3).

El intentar evadir y ocultar el costo de nuestra obediencia resulta siempre en una falta de progreso espiritual. Y en realidad no podemos hacerlo. Debido a que estamos tan involucrados en los propósitos universales de Dios, otros quedan inmediatamente afectados por nuestra obediencia a Él. ¿Nos mantendremos fieles en la obediencia a Dios y dispuestos a sufrir la humillación de rehusar ser independientes, o haremos lo opuesto y diremos: “No puedo permitir que otros sufran”? Podemos desobedecer a Dios, si así lo decidimos, y aliviaremos de inmediato la situación, pero contristaremos a nuestro Señor. En cambio, si obedecemos a Dios, Él cuidará de aquellos que han sufrido las consecuencias de nuestra obediencia. Debemos sencillamente obedecer y dejar todas las consecuencias en sus manos.

No trates de imponer a Dios hasta dónde estás dispuesto a admitir como condición de tu obediencia a Él.

Tomado del Libro: En pos de lo Supremo – Por Oswald Chambers

One Comment »

  1. alejandra escobedo March 13, 2012 at 8:43 am - Reply

    Es verdad la obediencia es una delicia. Y en lo siguiente es una gran bendicion a la vida de quien lo entiende asi.

Leave A Response »